La infalible ‘regla del 60-30-10’ o cómo dar un toque ‘chic’ a tu hogar





Houzz


Si al decorar un espacio queremos conseguir un estilo determinado, además del mobiliario, el color es una herramienta que ayuda a remarcar ciertas características. La regla del 60-30-10 consiste en aplicar el color en estas proporciones para conseguir una armonía estética. En este álbum de ideas vamos a ver cómo usando el blanco, la gama de grises hasta el negro y el rosa podemos conseguir espacios ‘chic’ de diferentes intensidades.
Ya en un álbum de ideas anterior hablábamos brevemente de la regla 60-30-10 para acertar en el uso del color. Así, el 60 % será para el color dominante, que nos aportará la base y suele ser el más neutro. El 30 %, para el secundario que usaremos en muebles y en algún otro toque. El 10 % se reserva para el color de acento, normalmente un complementario del dominante o del secundario dependiendo de la intensidad que le queramos dar al espacio.
En el estar
Una forma de conseguir un estilo ‘chic’-contundente, es jugar con el negro y el blanco. En función de cuál de estos colores sea el dominante, el efecto será más rotundo y dramático. El usar el negro para marcar molduras le aporta ese ‘punto Coco Chanel’.
En el comedor
La combinación del blanco y el negro en forma de anchas rayas horizontales imprime carácter a este comedor. Si estas mismas rayas fueran en azul marino y blanco conseguiríamos un estilo mediterráneo.
Aquí, el uso del color aporta elegancia. El 10% de rosa, como color de acento en el estampado floral, consigue un toque de frescura que rompe con la seriedad predominante.
En el salón
Aquí domina la gama del blanco. Para darle un ‘toque teatral’ se ha pintado la pared de fondo de negro, convirtiéndose así en el color secundario.
El rosa se reserva para un elemento muy singular que acapara el protagonismo: una mesa tapizada que cumple una doble función mesa-puf. En vez de usar el negro para remarcar molduras o elementos verticales usa el rosa como color secundario: crea un espacio juvenil que no pierde la elegancia y ese puntito ‘new-chic’.
En la cocina
La cocina es uno de esos espacios en los que más deberíamos aplicar esta regla, ya que no se suelen cambiar tan a menudo como otros usos del hogar. Elegir una base neutra (la que aplicaremos en el 60 % del espacio), con colores que no nos aburran, es fundamental.
En este caso, se ha elegido un color dominante blanco-crema. La distinción la aportan las lámparas y… esos butacones tapizados en rosa palo. La comida, no hay duda, aportará el toque de color que le falta. Un centro de fruta de temporada puede darle cada semana un aire nuevo.
En el dormitorio
¿Te apetece un espacio más amable sin renunciar al estilo que proponemos en este artículo? Usa entonces una paleta de colores que combine los tres tonos que proponemos, pero con los colores “puros” rebajados con gris. ¿Por que? Conseguirás transiciones más suaves. En vez de introducir un color para el 60, otro para el 30 y otro para el 10, haz que los dos últimos coincidan variando solo el tono.
En el baño
¿Te has fijado bien en esta imagen? Ahora cierra los ojos e imagínatela con el mismo lavabo, pero en blanco. Probablemente, perdería mucho encanto. Un elemento vulgar puede convertirse en especial a través del color. En este caso, seguramente ocupará el puesto del color secundario. Podemos imaginarlo con unos complementos en amarillo para un estilo más pop o en negro para ese estilo ‘chic’ que buscamos.
Recuerda…, el color de acento es el que debes reservar para los complementos, ya que es el que más juego da a la hora de sustituirlo por otro. Es el caso de este baño. Al introducir el color rosa en los accesorios y textiles –sobre la sencilla base en blanco y madera– se consigue un punto ‘chic’ y femenino.

Escrito por>>>> www.idealista.com


Las mejores ofertas inmobiliarias en http://www.arsinmobiliaria.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué pasos seguir para comprar una vivienda al contado?

9 claves para vender o alquilar en pocos días

¿Cómo reclamar los desperfectos y vicios ocultos en la compra de una vivienda de segunda mano?